lavina

Grandes placeres de la vida… sin coste

En temporadas de estrés, no nos detenemos a pensar que podemos seguir gozando de algunos de los grandes placeres de la vida. Claro que a todos nos gustaría tener siempre tiempo -¡y dinero!- para alojarnos en un hotel con jacuzzi en la habitación, pero en este post nos vamos a centrar en aquellos detalles y placeres de los que podemos disfrutar siempre. Y sin tener que gastar dinero o, al menos, no mucho.

Dormir más

¿Eres de los que ponen el despertador justo cuando debes despertarte, y lo tienes todo listo para salir de casa en sólo 10-15 minutos? Si es así, prueba a programar la alarma unos 15 minutos antes y, cuando veas la hora que es y que todavía puedes dormir un poco o remolonear en la cama, te sentirás mucho mejor.

El olor de un libro nuevo

Vale, comprar un libro significa una inversión de dinero, por pequeña que sea. Pero siempre puedes tomar prestado uno de la biblioteca o, incluso, ir a ver qué encuentras en la librería más cercana. Puedes echar un ojo a sus primeras páginas y dejar que te embriague su característico aroma.

Encontrar una red WiFi abierta

Especialmente, cuando te has quedado sin datos en el móvil, encontrar una red WiFi abierta te hace sentir que se te ha abierto el cielo. Se acabó lo de ampliar la tarifa de datos, al menos, mientras te mantengas en la zona.

Encontrar todos los semáforos en verde

Cuando vas conduciendo, especialmente, camino al trabajo, y encuentras todos los semáforos en verde, es como si los astros se hubieran alineado en tu favor.

Encontrar dinero en el bolsillo de unos pantalones

O en un monedero o una cartera antiguos. El dinero no previsto siempre es bienvenido. Y, aunque deberíamos guardarlo, es habitual que lo concibamos como una excusa para realizar un gasto no planificado previamente.

El plástico de burbujas

No sabemos por qué, ni cómo, pero la sensación de estrujar el plástico de burbujas y escuchar cómo revienta cada una de las burbujitas ha sido terapéutica desde el inicio de los tiempos. O puede que no tanto.

Deja un comentario